Las sociedades de inquilinos, precedente histórico de los actuales sindicatos de inquilinos

sindicato de inquilinos

Índice del artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En los últimos años estamos viendo la intensa actividad reivindicativa de los sindicatos de inquilinos (más en las redes sociales que en la prensa, todo hay que decirlo). Quizá como continuación de la acción que iniciaron hace ya más de 10 años las plataformas de afectados por la hipoteca. Si con la crisis de 2008 los principales afectados fueron muchos propietarios hipotecados, en estos últimos años son los arrendatarios quienes están sufriendo el encarecimiento de los alquileres.

Pues bien, la iniciativa de los sindicatos de inquilinos no es nueva, sino que tiene un precedente histórico: las sociedades de inquilinos. Hemos hecho una investigación muy breve y superficial en la prensa histórica española para conocer un poco más de cerca esta iniciativa que surgió con fuerza en la segunda década del siglo XX y que finalizó con la dictadura franquista.

Una breve pero intensa existencia

Las primeras referencias que vemos en la prensa española sobre sociedades de inquilinos las encontramos en 1902, cuando se habla de la fundación de una de ellas en la ciudad suiza de Berna. Pero poco más tarde, en 1904, nos encontramos ya con sociedades de inquilinos constituidas y anunciando mítines en la prensa regional. Y un año más tarde, en 1905, nos encontramos con la primera huelga de inquilinos, que se inició en Barakaldo y se extendió por la margen izquierda. La historia y sucesos de esa huelga nos parecen sumamente interesantes, así que dedicaremos un artículo específico. 

A partir de 1908 y sobre todo en la década de los años 10 son frecuentes las noticias que anuncian la constitución de numerosas sociedades de inquilinos: Cartagena (1908), Madrid (1909), A Coruña (1911), Sevilla (1912), Donostia y Santander (1913). 

Los años de la república debieron ser los más activos de estas sociedades de inquilinos, a juzgar por las veces que aparecen en la prensa española los términos sociedad y sindicato de inquilinos, como vemos en el siguiente gráfico.

Número de apariciones en prensa de los términos sindicato de inquilinos y sociedad de inquilinos

Como se ve, el término sindicato de inquilinos no tuvo éxito hasta los años de la II República. Las primeras apariciones del término sindicato de inquilinos se producen en 1912 en relación a una noticia producida en París en relación a un desahucio del que entonces era la cabeza visible del sindicato en la capital francesa. La prensa española en ocasiones lo trata con cierto desprecio traduciendo su apellido (Cochon) como “cochino”. Como se ve en el gráfico, las últimas apariciones en prensa se producen cuando la guerra civil está finalizando y a partir de 1940 desaparecen por completo.  

Diferencias entre sociedades y sindicatos de inquilinos

Para ahondar en estas diferencias sería necesario un estudio más profundo. Pero de la lectura de las noticias nos da la impresión de que las sociedades de inquilinos surgen en un ambiente más burgués, casi como sociedad de beneficiencia e incluso en ocasiones aparecen entre las denominadas “fuerzas vivas” de la ciudad junto a organizaciones burguesas, como veremos en un futuro artículo. Los sindicatos, en cambio, parecen tener su origen entre el proletariado y las sociedades obreras, en ocasiones vinculados también a cooperativas de consumo y economatos, como se ve en los casos de Sestao de 1919. En esta noticia se da cuenta de la iniciativa de los vecinos de Sestao de fundar una cooperativa popular sin ánimo de lucro “con el solo fin de que puedan venderse muy baratos los artículos de primera necesidad”. Además de esa cooperativa, la intención de fundar un sindicato de inquilinos tiene como objeto “poner coto a los abusos que llevan a cabo los propietarios con las constantes subidas en los precios de los alquileres”.

Sestao, 1919

Las sociedades de inquilinos no eran organizaciones de izquierdas, como podríamos pensar. Es algo que queda claro cuando vemos las donaciones que la sociedad de inquilinos de Vitoria hace al bando franquista en plena guerra civil. Dedicaremos un post completo a la sociedad de inquilinos de  Vitoria. 

Las reivindicaciones de las sociedades y sindicatos de inquilinos

Las reivindicaciones que muestra la prensa se orientan en varias direcciones, y no todas van hacia los arrendadores:

  1. Los precios abusivos de los alquileres y las subidas arbitrarias de las rentas
  2. Las condiciones de habitabilidad e higiene de las viviendas y habitaciones alquiladas y el estado de hacinamiento en que se vive
  3. El precio del agua
  4. Los desahucios
  5. Impuesto de inquilinato

Sorprende un artículo de opinión publicado en abril de 1921 en el periódico La Correspondencia de España por su rabiosa actualidad, del que la siguiente imagen es un extracto.

Extracto de un artículo de opinión publicado en abril de 1921

La intervención de las sociedades de inquilinos en los desahucios

Un hecho que sorprende al revisar la prensa histórica es que a diferencia de lo que ocurre actualmente con los sindicatos de inquilinos o las plataformas antidesahucios, hace un siglo las sociedades de inquilinos no compartían espacio en la prensa con las noticias sobre desahucios. Las principales acciones reivindicativas, como la huelga de 1905 o la denuncia de desahucios no fueron por lo general llevadas a cabo por las sociedades o sindicatos de inquilinos, sino por las sociedades obreras, como se ve en este ejemplo de la huelga de 1905.

Barakaldo, 1905

Seguros de alquiler en Vitoria: desde 1907

Si los inquilinos se unían para defender sus derechos, los propietarios no iban a quedarse parados. En una noticia de 1907 publicada en el Heraldo Alavés se anuncia que la Asociación de Propietarios de Vitoria acuerda crear un “negociado de seguros de inquilinato”, siguiendo la iniciativa que ya se ha puesto en marcha en otras ciudades como Madrid, San Sebastián, Barcelona y Badajoz

Vitoria-Gasteiz, 1907

también te pueden interesar estos artículos

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice del artículo