Soluciones al alquiler de pisos a estudiantes durante el coronavirus

alquiler de piso a estudiantes

Índice del artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Una consulta que nos está llegando estos días de estado de alarma por el coronavirus es qué pasa con los alquileres de pisos o habitaciones a estudiantes. El curso académico ha finalizado, los pisos llevan un mes vacíos, se ha pagado ya la renta de abril y queda al menos el mes de mayo pactado en el contrato. Pero los estudiantes están en sus casas y las aulas, vacías. Y las ayudas al alquiler son para contratos de vivienda habitual, no para pisos de estudiantes.

Lo mejor: negociar entre las propietarios y estudiantes

Creo que ya tenemos asumido todos que en esta situación salimos todos perdiendo así que hay que buscar una forma justa y solidaria de repartir esas pérdidas entre los propietarios de los pisos alquilados y los estudiantes (o sus padres). Así que lo más conveniente es pactar con el arrendador dar por finalizado el contrato a finales de abril. Llamale y explicale la situación. Los arrendadores con los que estamos hablando que están en estas situaciones están siendo muy comprensivos.

Como decíamos en un artículo anterior donde hablábamos de cómo negociar la comisión de la inmobiliaria, negociar no es regatear (ni tampoco imponer). Así que hay que llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes y jugar con más variables que la simple resolución del contrato. Si el contrato ha ido bien este curso y a ambas partes os interesa continuar con el contrato a partir de septiembre, incluid eso en la negociación (y en el documento que firmeis).

Otra cosa con la que se puede jugar a la hora de negociar es que el piso queda a disposición de los propietarios a partir del 1 de mayo. En ese caso los propietarios lo pueden alquilar o ceder a sanitarios, por ejemplo. Lo de usarlo para alquiler turístico este verano no lo veo como un argumento de fuerza, la verdad.

Pero no os limitéis a precio y renovación. Escucha a la otra parte y pregunta cómo le puedes compensar o qué puedes hacer que os beneficie a ambas partes o al menos que el beneficio para la otra parte no suponga un perjuicio para ti.

Los estudiantes tienen sus cosas en el piso

Esa es también una situación habitual. Y además no parece que el estado de alarma se levante antes del 1 de mayo, así que no creo que los estudiantes puedan ir al piso a retirar sus cosas. En ese caso se puede hacer lo siguiente:

  1. Si los arrendadores tienen interés en usar el piso, permíteles que entren aunque tengas ahí las cosas. Los propietarios deberían fotografiar toda la vivienda a modo de inventario para dejar reflejado cómo se ha entregado el piso y después retirarlo todo a un dormitorio o al trastero, si es posible.
  2. Si no van a hacer uso del piso en mayo lo mejor es esperar a que pase el estado de alarma para que os volvais a ver en el piso, recojais las cosas y lo dejeis todo limpio para entregar la vivienda en perfecto estado de revista y que os devuelvan la fianza.

Que quede todo por escrito

Cuando finaliza un contrato de alquiler se firma un documento que sirve de prueba a ambas partes de que el contrato ha terminado. En este caso no podéis quedar para firmarlo. Algunas soluciones son:

  • Podríais usar alguna aplicación web de firma certificada donde subís el pdf y se distribuye entre las partes para que se firme. Docusign tiene una versión de prueba que posiblemente os sirva para firmar un documento. No necesitáis más.
  • Imprimir, firmar a mano, escanear y enviar a las partes. Para ello necesitas una impresora. Como escaner puedes usar el móvil con una app para escanear documentos.
  • Otra opción más básica es que una de las partes envíe a todos un correo electrónico con los términos del acuerdo y que todas las partes respondan que están de acuerdo.

Si en el acuerdo habéis incluido algún pacto más, como retomar el alquiler el siguiente curso académico, debería aparecer también en el documento.

Argumentos jurídicos

Si el arrendador no quiere negociar seguramente te va a decir que en el contrato se había firmado una fecha de finalización y eso es de obligado cumplimiento. Pues bien, los contratos no se guían solo por lo que se haya escrito y firmado sino también por las leyes en todo aquello que no haya sido pactado en el contrato.

Aquí es donde puedes hablar del príncipio «rebus sinc stantibus» que en latín significa «estando así las cosas». Si lee esto un abogado, pido perdón por anticipado y seguro que podrá matizar en los comentarios lo que voy a decir a continuación. Lo que viene a decir este principio es que si se dan circunstancias imprevistas y extraordinarias que afectan al contrato, este podría resolverse. En todo caso estos son argumentos para llevar ante tribunales. Pero en una negociación te sirve como respuesta a la objeción de que «lo escrito, escrito está y tenemos que cumplir todos». Sobre este principio se está hablando mucho estos días en relación a los alquileres de locales comerciales.

Otro contra-argumento que nos han comentado en el consultorio inmobiliario gratuito que ofrecemos mientras dure el confinamiento es el siguiente. Una propietaria alega que ella no tendría problema en resolver el contrato de manera anticipada, pero como lo ha presentado en Gobierno Vasco tiene que cumplirlo si o si. Se refiere al depósito de la fianza. El Gobierno Vasco no va a entrar nunca en si se cumple o no un contrato, así que no va a poner ninguna pega si se pacta una resolución anticipada.

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice del artículo