Perspectivas del mercado inmobiliario para después del coronavirus

foto cocina

Índice del artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Si sigues la prensa económica podrás leer todo tipo de pronósticos sobre qué va a pasar con el mercado inmobiliario cuando pase el estado de alarma por coronavirus.

Puedes leer cosas como tan contradictorias como:

La conclusión de que haya pronósticos tan dispares sobre cómo afectará el coronavirus a la venta de viviendas es que seguramente ninguno tenga razón. Yo no haría demasiado caso de ninguno de estos pronósticos. Esta crisis no es comparable a la anterior ni en las causas ni en las soluciones que se están adoptando. Y muchas de las cosas que se están diciendo y publicando son meras opiniones sin un análisis real de los datos.

Pero vamos con nuestros datos. Tomalos con precaución porque somos una inmobiliaria pequeña, con servicios diferentes a los habituales. Lo que nos esté pasando a nosotros no tiene por que ser significativo de lo que pase en el sector. Pero puede dar pistas.

Ahora: descenso en las peticiones de información de compradores

No cabe duda de que la venta de viviendas ha bajado muchísimo desde el inicio de la crisis del coronavirus. Los datos que tenemos de los portales inmobiliarios muestran que las peticiones de información sobre inmuebles se han reducido casi a cero desde el inicio del estado de alarma.

Podríamos concluir, por tanto, que la crisis del coronavirus ha producido una paralización del mercado inmobiliario. Pero lo importante es saber si saldremos de esta parálisis.

Contactos diarios recibidos en Etikalia desde idealista.com

Motivos para el optimismo

Sin embargo no todo es negativo. En este otro gráfico, también de Idealista se muestran los impactos (es decir, el número de veces que se han visto cada día nuestros anuncios) de inmuebles en venta, donde se ven 3 cosas:

Impactos diarios de los anuncios de Etikalia en idealista.com
  • el 4 de marzo bajó muchísimo el número de impactos de nuestros anuncios. El motivo fue que ese día hicimos el cambio de aplicación informática (CRM) y nos llevó algunos días conseguir que funcionara correctamente la pasarela que envía los anuncios del programa informático a los portales inmobiliarios. Nada que ver con la situación actual.
  • el 15 de marzo se observa otro bajón coincidiendo con el inicio del estado de alarma. Pero el bajón no es tan grande como en el número de contactos del gráfico anterior. Es decir, se mantiene relativamente alto el interés por la compra de inmuebles.
  • Y el dato que nos hace ser optimistas es la tendencia ascendente del número de impactos donde, además, no se aprecia el característico valle de los fines de semana, cuando siempre hay menos impactos en los portales inmobiliarios y en la web. En esta tendencia hay que tener en cuenta una cosa: estos días no estamos pudiendo publicar anuncios nuevos (no podemos ir a hacer reportajes fotográficos ni podemos hacer visitas…). Por lo tanto el motivo del incremento en los impactos es que los posibles compradores están buscando más información en los portales inmobiliarios que al principio del estado de alarma.Así que somos optimistas y creemos que cuando acabe el confinamiento el mercado irá retomando la normalidad.

Los datos macro lo confirman

Hemos mirado en Google Trends la evolución de las búsquedas en google para «comprar piso» y «vender piso». Y el gráfico confirma que la tendencia en Etikalia es generalizada. Es decir, una brusca caida a mediados de marzo y una cambio de tendencia al alza desde el 22 de marzo en el interés de quienes están buscando piso para comprar, que incluso supera las cifras de finales de noviembre.

El mercado inmobiliario debe salir reforzado de la crisis del coronavirus

No soy mucho de frases de estilo Mr Wonderful pero en estas circunstancias hay que aplicar la frase de «unas veces se gana y otras se aprende». Y de esta crisis habrá que aprender muchas cosas:

  • que el teletrabajo «es bien»: las empresas pueden confiar en los trabajadores y es una fórmula fantástica para conciliar vida familiar y laboral.
  • que se pueden reducir los desplazamientos a los inmuebles, a reuniones, etc., y que muchas de esas reuniones se van a poder hacer por videoconferencia.
  • que la gestión profesional del alquiler también «es bien». En momentos de crisis como este (o en la gestión de incidencias importantes) un profesional puede transmitir tranquilidad a las partes afectadas.
  • que la normativa se tiene que poner las pilas rápidamente para facilitar la tramitación electrónica donde ahora no es posible. Por ejemplo notarías, certificados de comunidad, reuniones de comunidad de propietarios…
  • Que potenciar lo «electrónico» no significa que podamos prescindir de «lo humano». En esta crisis se ha demostrado que la intervención de agentes inmobiliarios expertos es fundamental para que las operaciones lleguen a buen puerto. La narrativa proptech dirá que durante la crisis han vendido mucho. Y podrán decirlo por la opacidad de los datos de venta de vivienda.
  • Y relacionado con lo anterior. Desde lo público hay que fomentar la transparencia en el mercado de la vivienda. Me refiero a que estén disponibles los datos reales de las operaciones de alquiler y compraventa (siempre respetando la protección de datos). ¿Cómo es posible que cada la administración pública nos diga cuántos coches se han vendido el día anterior y no haya algo parecido con algo tan importante como la vivienda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice del artículo