¿Te pueden prohibir vivir con tu mascota en un piso de alquiler?

mascotas en piso de alquiler

Índice del artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

A principios de enero de 2022 ha entrado en vigor la conocida popularmente como “ley de bienestar animal”, pero que en realidad es la ley 17/2021 de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre régimen jurídico de los animales. Rápidamente han aparecido personas en redes sociales diciendo que con esta ley ya no era posible prohibir la tenencia de mascotas en un piso de alquiler. Nosotros nos hemos leído la ley y hemos llegado a una conclusión que puedes ver al final si no tienes tiempo, o leer la argumentación en unos pocos párrafos a continuación.

1.- Se modifican leyes existentes, no se crea una ley sobre mascotas y alquiler

La ley modifica unos pocos artículos de tres leyes: Código Civil, Ley Hipotecaria y Ley de Enjuiciamiento Civil. Después de un preámbulo que nos presenta el contexto de la legislación europea entra a modificar varios artículos de las leyes mencionadas. Es decir, no hay una ley específica sobre mascotas y mucho menos sobre alquiler.

2.- Las mascotas en el código civil: no dice nada de alquiler de vivienda

Las modificaciones que se hacen en el código civil en relación a animales y mascotas no mencionan el alquiler de vivienda y tienen que ver con las situaciones de divorcio y similares y quién se queda con la mascota. Si no hay acuerdo entre las partes, el juez es quien decide atendiendo al interés de los miembros de la familia y al bienestar del animal. Podría incluso haber una especie de custodia compartida. Sobre arrendamiento de vivienda no se dice nada.

Se insiste en no denominar cosas o bienes a los animales y hay un buen número de cambios en el código civil simplemente para introducir la coletilla “y animales” allí donde se habla de bienes o cosas. Por ejemplo, el Título I, anteriormente conocido como “de la clasificación de los bienes”, ahora se titula “De la clasificación de los animales y de los bienes”. Y así con todo el título, donde ponía bienes ahora poner animales y bienes, resumiendo. 

3.- Modificación de la ley hipotecaria

Esto es breve: no puedes hipotecar a tu mascota. Ninguna mención al alquiler de vivienda.

4.- Ley de enjuiciamiento civil

También son dos pequeñas modificaciones relativas a los casos de divorcio, que en nada afectan a la prohibición o no de mascotas en un piso de alquiler. 

5.- La mascota no es un miembro más de la familia

Un tema importante es que se venía diciendo que los animales, con esta ley, forman parte de la familia, como un miembro más. Dudo que sea un miembro más de la familia cuando el código civil sigue contemplando la propiedad y la compraventa de animales, algo difícil de hacer con un familiar. Incluso se regula la venta de animales con vicios ocultos, como si fuese un coche de segunda mano o una vivienda. Así que parece descartado que la mascota es un miembro más de la familia. 

Para la ley hipotecaria familia y animales son dos cosas distintas cuando declara inembargables “a los animales de compañía en atención al especial vínculo de afecto que les liga con la familia con la que conviven”. Podría hablar de la familia de la que forman parte, pero no lo dice, solo que conviven CON la familia. 

5.- La ley de arrendamientos urbanos no se modifica

Como vemos, no se trata de una ley ex novo, sino de la modificación de tres leyes ya existentes, en lo que afecta a los animales. Si el legislador hubiera querido terminar con la posibilidad de prohibir la tenencia de animales en un piso alquilado, sin duda habría modificado también la Ley de arrendamientos urbanos, pero no lo ha hecho. Así que los alquileres siguen como hasta ahora, en cuestión de animales, y en nada afecta esta ley a los alquileres de vivienda. Pero vamos con un repaso a lo que dice la LAU en dos artículos muy importantes:

art. 4.2: “los arrendamientos de vivienda se regirán por los pactos, cláusulas y condiciones determinados por la voluntad de las partes, en el marco de lo establecido en el título II de la presente ley y, supletoriamente, por lo dispuesto en el Código Civil”.

art. 6: “Son nulas, y se tendrán por no puestas, las estipulaciones que modifiquen en perjuicio del arrendatario o subarrendatario las normas del presente Título, salvo los casos en que la propia norma expresamente lo autorice.”

Empezamos por el final, y es que el artículo 6 prohíbe incluir en los contratos de alquiler de vivienda cláusulas que perjudiquen al arrendatario y que afecten al Título II de la LAU. Este artículo lo hemos explicado largo y tendido cuando hemos hablado sobre las cláusulas abusivas en los contratos de alquiler. Si el legislador hubiera querido acabar con la posibilidad de prohibir la tenencia de mascotas en un piso de alquiler, habría modificado el título II de la Ley de Arrendamientos Urbanos, cosa que no ha hecho. 

Así que en el tema de las mascotas nos ceñimos al artículo 4.2 de la LAU, donde se deja libertad de pacto entre las partes.

Por lo tanto, nuestra conclusión es que la nueva ley no afecta en nada al alquiler de vivienda y se puede seguir prohibiendo la tenencia de animales domésticos en un piso de alquiler, si así se indica en el contrato de arrendamiento. 

¿Estás pensando en alquilar tu piso? Informate sobre nuestros servicios de gestión integral del alquiler con garantías

Foto de Helena Lopes en Pexels

también te pueden interesar estos artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice del artículo