Comprometidos con nuestros clientes

Índice del artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Conoces la fábula del cerdo y la gallina?

Nosotros, más que involucrarnos, nos comprometemos con nuestros clientes buscando atender las necesidades de arrendadores y arrendatarios incluso asumiendo parte de los riesgos de los arrendadores que comparten valores con nosotros. Así, para poder ofrecer rentas asequibles, ofrecemos a los arrendadores garantías a nuestra costa en caso de que ofrezcan rentas inferiores a mercado:

  • Si la renta es un 5% inferior a mercado ofrecemos garantía de que si el inquilino resuelve el contrato en los seis primeros meses le gestionamos la búsqueda de un nuevo inquilino sin cobrar los honorarios.
  • Si la renta es un 10% inferior a mercado, aplicamos la misma garantía anterior durante 12 meses.

Por otra parte, en el mercado inmobiliario es frecuente la cultura del regateo. Los propietarios de las viviendas ponen un precio de salida elevado o, al menos, con bastante margen de bajada para hacer frente a posibles negociaciones. Esto ralentiza mucho la comercialización. Lo hemos observado en dos viviendas que teníamos en cartera, muy similares en cuanto a características y a ubicación y con una diferencia de precio de 50€ en el precio de partida. Pues bien, la vivienda con menor precio se ha alquilado en una semana y la más cara lleva dos meses buscando inquilino. Para evitar el regateo y alquilar más rápidamente recomendamos a los arrendadores que propongan como precio de partida la renta máxima que les recomendamos en la tasación. A quienes sigan nuestra recomendación les damos la garantía de 6 meses de la que hemos hablado.

De esta forma ganan todas las partes:

  • los arrendadores consiguen alquilar su vivienda en un plazo breve y, por lo tanto, empiezan a cobrar antes, teniendo la vivienda improductiva menos tiempo
  • los arrendatarios acceden a una vivienda a un precio razonable, e incluso por debajo de mercado.
  • nosotros cumplimos con nuestro objetivo de equilibrar resultados económicos e impacto social: sacrificamos parte de los ingresos (porque nuestros honorarios están en función de la renta de la vivienda) y asumimos el riesgo de tener que trabajar gratis (si el inquilino resolviera el contrato anticipadamente), pero a cambio conseguimos que los inquilinos paguen una renta más asequible que la de mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Índice del artículo